lunes, 27 de febrero de 2012

Hermano Cielo

Silhouettes at sunset
El éxito de los hermosos colores de las puestas de sol, dejando un primer plano en silueta, con los tonos ricos que van desde azul hasta un naranja intenso depende en gran medida de una exposición correcta.

Aunque ya usaba esta técnica de medición ya hace muchos años, la vi recientemente muy bien descrita por Bryan Peterson, en su libro Los secretos de la fotografía.

En estas situaciones donde es muy fácil que el fotómetro de la cámara se confunde, por ejemplo en paisajes con nieve, conviene tomar el control sobre la exposición. Sólo tienes que tomar la medición en el cielo, y ajustar los controles de apertura y velocidad según lo que indica tu cámara. ¡El cielo siempre está 18% gris!, por lo menos para la cámara :-)

Silhouettes at sunset
Eso sí, hay que vigilar de no incluir el sol... Para la foto sobre estas líneas hice una medición del cielo apuntando ligeramente hacia la izquierda (y por supuesto más hacia arriba), de manera que ni el sol ni las montañas estaban en el visor.

Golden light.
Pero también funciona para situaciones "normales" (si es que existen). Para esta foto hice una medición del cielo abierto, bloqueé la exposición, y reencuadré.

Pregunta: ¿Un hombre de verdad siempre hace sus fotos en manual? Pues, no necesariamente, aunque conviene saber como hacerlo, para después dejar que la máquina trabaje para ti :-)

Me explico: en manual uno haría una lectura del cielo (para quedarnos con el tema del Hermano Cielo), ajustaría el diafragma en (por ejemplo) f/8, y giraría la rueda hasta que el fotómetro está en "0". Reencuadrar y disparar.

Yo prefiero ahorrarme el trabajo de ajustar la rueda, y lo hago de la siguiente manera: uso la cámara en modo de prioridad de apertura (A), ajustada ya en f/8 (para quedarnos con el mismo ejemplo), hago la medición, y aprieto el botón de bloqueo de exposición. Reencuadrar y disparar, y el resultado es EXÁCTAMENTE LO MISMO, pero en la práctica mucho más rápido. Y si quieres hacer una serie de tomas con la misma exposición, para consistencia, simplemente es cuestión de seguir apretando este botón.

¡Fácil!

domingo, 12 de febrero de 2012

Al borde del lago

Banyoles
Hice esta foto hace unas semanas, con la quedada mensual con Sortides Fotogràfiques de Girona, un grupo de fotógrafos locales. El destino era el famoso lago de Banyoles. Como siempre, nos lo pasamos genial, por lo menos hasta que empezó a llover. Menos mal que la cena fue una recompensa agradable, divertida, y sobre todo abundante :-)

Sin embargo, la suerte no estaba a nuestro lado, y la luz era un poco "blah" y plana. Pero con un poco de creatividad la mayoría de gente sabía sacar partido a lo que había y volvió a casa con unas tomas memorables, la mayoría de las cuales eran tomadas cuando ya estaba oscureciendo, y cuando hubo los contrastes y reflejos coloridos de las luces artificiales de alrededor del lago.

La escena, poco tiempo antes de tomar la foto de arriba fue así:

Por lo que fue bastante difícil sacar la típica vista de un lago bañado en sol :-)

En un momento, pensé de experimentar un poquito con el flash, básicamente para no aburrirme hasta que se encendieron las luces de los edificios alrededor del lago :-)

Subexpuse la luz ambiental en unos dos diafragmas (en manual), llegando a una exposición de 1/100", f/4 a ISO 400. Y disparé el flash a plena potencia, fuera de la cámara, aguantado en mi mano, pero apuntado más hacía arriba. El flash, un Nikon SB600, estaba a su posición de zoom más gran angular, y fue disparado a través del sistema CLS de la cámara.

Esta técnica se llama feathering (difuminar), y resulta en que el borde del haz de luz (mas flojo) cae en el primer plano, mientras la mayoría de nuestros queridos fotones se dirigen a lo que está más lejos, en este caso la gaviota. Las otras gaviotas recibieron menos luz al estar más lejos, por la caída de la luz en la distancia.

El difuminar de la luz, combinado con la exposición relativamente larga, evita este efecto que vemos tanto que solo el primer plano está iluminado mientras el resto del fotograma se pierde en un gran mar negro...

Y por supuesto, también la suerte ha jugado un papel importante :-)

¡Fácil!

sábado, 11 de febrero de 2012

Timelapse

Una foto no es nada más que una representación de la congelación de un momento. ¿Pero qué pasa cuando atamos varios de estos instantes en una animación? En la web ya se pueden encontrar muchas de estos timelapse vídeos: puestas de sol, una flor que se abre, y un largo etcétera.

Simplemente se trata de poner la cámara en un trípode, y hacer una foto cada x tiempo. Hay algunas cámaras modernas que ya se pueden programar para hacer esto de manera automática, pero la mayoría no tiene esta función. También existen unos disparadores programables, pero estos necesitan una buena inyección de "pasta".

Por suerte existen unos programas que nos permiten hacerlo (conectando la cámara al ordenador mediante USB), como Nikon Camera Control, DIYPhotobits, o DCamCapture y un puñado más, de los cuales algunos son totalmente gratuitos. Aquí podéis encontrar una descripción de estos programas, y los vínculos de descarga. Como ventaja añadida, las imágenes pueden ser transferidas directamente al disco duro del ordenador, por lo que nunca te quedarás sin espacio en la tarjeta de memoria (muy útil para grabaciones durante muuuuucho tiempo).

video

Como primera prueba, he hecho esta secuencia de mi mismo haciendo un plato de pasta con salsa de tomate, cebolla y chorizo vegetariano, ya que no llego a más :-) Empecé con un intervalo de 15 segundos, pero ya vi que para ciertas "manipulaciones" se precisaba disparos más rápidos, pues lo fijé en 4 segundos, e incluso a 2 segundos.

Después seleccioné las tomas. Por supuesto había varias fotos que no podían servir, o estaba yo mismo delante de la cámara, o simplemente no pasaba nada... Monté las restantes en un archivo de vídeo, y ya está. La pasta era deliciosa, pero el siguiente timelapse será de otra cosa, aunque la receta si que repetiré. Mi mente torcida ya está incubando una idea jejeje.

Por cierto, todas las fotos están hechas con luz natural, en modo de prioridad de apertura, con la cámara montada en un trípode, y usé un cable USB de 3 metros para conectarla a un ordenador portátil.

¡Fácil!